sábado, 13 de septiembre de 2014

Vienen por el verde.

Los buitres principales, no se quedan quietos. Ellos tienen planes a 50 años. Mientras que los países emergentes, apenas podemos hacer política para sobrevivir a las coyunturas que nos van planteando.
La relación de fuerzas es desigual.

Y no es porque no seamos capaces, sino porque los íncubos en nuestra idiosincracia, preñan de  pensamientos "buitristas" alentados por los medios de comunicación que no son otra cosa más que la prensa de los buitres.

¿Hay un peligro subyacente a cada paso?   ¿O es que crean los peligros a medida que caminamos? Mi modesta conclusión, si se me permite, es que hay un poco y un poco.

A continuación detallaré el Contrato de la "Licencia de Uso" que Monsanto le hace firmar a los productores para dejarles plantar soja.

Sí, leíste bien, Monsanto , una empresa multinacional extranjera, le cobrará a los productores argentinos por plantar en sus campos. Y no escuché muchas quejas de la "Mesa de Enlace". ¿Vos sí?

 


La Soja "RR2 INTACTA Pro", agrega en su genética la toxina de un bacilo que mata al insecto que se la coma. Por ende, se supone que una planta sin heridas de insectos masticadores, será más fuerte, tendrá mejores recursos para dar una excelente calidad de semilla, y más semillas.
Es decir: mejores rindes con menos esfuerzo.
Sin embargo, como veremos, no será más económico. 


No voy a entrar en las implicancias ecológicas del monocultivo genéticamente modificado, sólo me centraré en lo económico e inmediato; por lo que dejaremos eso para otra oportunidad, si acaso les interesa.


En  el sitio web  http://www.intactarr2pro.com.ar/index.html puede leerse toda la publicidad de la empresa a este nuevo producto. 

Y también la copia no legal, del contrato por "licencia de uso".



En éste puede leerse claramente que “Monsanto otorga al productor una licencia limitada, no exclusiva, onerosa e intransferible.”

Es decir, que el productor,  deberá pagar por usar la semilla.

El plazo de vigencia es desde que firme el contrato “ hasta el 14 de noviembre de 2028.”

“Como contraprestación por la licencia otorgada el productor pagará a Monsanto o a quien Monsanto indique, una suma de dinero (Canon Intacta).” 


Dicho en criollo: durante los próximos 14 años los productores argentinos que usen Soja RR2 Intacta Pro, pagarán a una multinacional extranjera por plantar esta soja en nuestro país. 





“El productor deberá pagar el Canon Intacta al momento de concretarse la entrega, a cualquier título, de Grano Intacta a un tercero. El monto que el productor deberá pagar en concepto de Canon será determinado por la cantidad de Grano Intacta que entregue, siendo de aplicación el Canon Intacta vigente al momento de dicha entrega”

El Canon Intacta hoy es de U$S 18 (dieciocho dólares) por tonelada al cambio de tipo vendedor del Banco Nación vigente a la fecha de pago. 

No dice de dónde surge esa cifra. Es más, dice claramente:   



Monsanto determinará el Canon Intacta aplicable a cada período comercial

Es decir que el Canon Intacta es móvil. 

Hoy cobran 18U$S/ton (dieciocho dólares/tonelada), y en 5 años podrían ser ciento ochenta o mil dólares por tonelada.





De este modo, estarían manejando el mercado granario mundial, ya que somos el tercer país productor de soja, detrás de los Estados Unidos (que es quien fija el precio de los granos en el mercado de Chicago) y Brasil, nuestro socio regional. 

Con sólo aumentar desmesurada y selectivamente, el precio del Canon Intacta, harán que los productores de determinados países se vuelquen hacia otros cultivos y lograrían el alza de precio de ese comoditie para beneficiar o perjudicar a unos o a otros.

Y como nuestro país, además, aplica retenciones a determinados cultivos, estarían manipulando nuestra economía indirectamente. 

Monsanto establece nuevas reglas por encima de la soberanía alimentaria de los países. 

 

 

En el punto 5.4 del articulado del contrato, avanzan aún más sobre lo producido. Ya no importa si el productor exporta o no el grano. Pagarán el canon aún cuando lo vendan a una aceitera, a un molino, o a una planta de biodiesel:

“Para el caso que el productor procese y/o exporte y/o de cualquier otra forma de un destino final al Grano Intacta sin mediar entrega alguna, a cualquier título a un tercero dentro del territorio, entonces el productor deberá informar tal situación a Monsanto y pagar el Canon Intacta correspondiente previo al procesamiento y/o exportación y/o destino final del Grano Intacta, siendo de aplicación todas las demás disposiciones de la Sección 5.1, 5.2 y 5.3 del presente Artículo”.

¿Leíste bien?  No importa si exportás la soja o se la vendés a una aceitera o molino para hacer milanesas de soja. Vos vas a pagar el Canon igual. 

 

El artículo 6 impone al vendedor de la semilla:

“El productor se obliga a comprar y/o de cualquier otra forma adquirir la Semilla Intacta únicamente de los Semilleros Autorizados y Distribuidores Autorizados

Estos son Monsanto Argentina S.A.I.C., Asociados Don Mario S.A., Nidera S.A., Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA).





El artículo 7 impone al comprador del grano:

“Monsanto ha celebrado acuerdos con las empresas operadoras de granos de soja (entre otras, acopios, plantas procesadoras y exportadores) que se detallan en su página web a
www.intactarr2pro.com.ar...”

Y les avisa a los productores que deben identificar la soja entregada ya que estos comercializadores serán los encargados de verificar la carga, para constatar si se trata de RR2 Intacta, o no.

“El productor es informado que los operadores tomarán muestras de todos los cargamentos de grano de soja que reciban sin Declaración y las analizarán para verificar si contienen la Tecnología Intacta. El productor es informado que los operadores cuentan con los medios técnicos idóneos para identificar la Tecnología Intacta en el grano de soja”

En este punto se encierra una de las trampas maquiavélicas del contrato: el productor que firmó el contrato hoy, podría por cualquier razón no querer sembrar soja RR2 Intacta en el año 2018 y plantaría la soja RR o cualquier otra variedad que surgiera.
Supongamos que le va bien y se suman otros productores firmantes de este contrato: se acabaría el negocio al no poder cobrarles el canon. 

Pero Monsanto tiene identificados a los que firmaron. Y con sólo boicotearles la carga, introduciendo granos de Soja RR2 Intacta PRO, estarían obligados a pagar el canon.

Esto que suena descabellado, no lo es tanto viendo los antecedentes de Monsanto en otras partes del mundo.




Para obligar a la Comunidad Económica Europea a dejar entrar la tecnología de alimentos transgénicos, la empresa Monsanto, utilizó desde sobornos a funcionarios franceses, tal como demostró el Dr. Eric Gilles Seralini en el juicio que debió hacer en ese país; hasta mezclar granos de soja transgénica en las bolsas de la soja común que sembraron campesinos de Europa del Este. Viéronse obligados a quemar sus cosechas, para que no se les aplicaran sanciones económicas al país o se los elimine como proveedores de la CEE.

¿Y por qué creo que eso podrían intentar hacerlo aquí? Por el artículo 8 que aclaraeste punto cuando habla de la segregación que se compromete a hacer el productor:




“… El incumplimiento de la obligación de segregar el Grano Intacta antes referida autorizará a Monsanto a cobrar el Canon Intacta por la totalidad del cargamento de grano de soja no segregado en el cual se haya detectado la Tecnología Intacta”.


 El huevo de la serpiente: 




El artículo 9 trae una serie de prohibiciones y reconocimientos entre ellos:

El productor reconoce que el  Canon Intacta es distinto e independiente del Canon o derecho de propiedad intelectual del Obtentor.  (Obtentor es la persona física o jurídica que ha creado, descubierto y puesto a punto una variedad de semilla)

Es decir que quien creó esta variedad, podría reclamar en un futuro, a cada productor que firmó el contrato con Monsanto, que le pague el canon correspondiente.

Justamente lo que informaban las solicitadas  de Monsanto de los años 2011 y 2012 en el Suplemento Rural de Clarín; cuando decían que cobrarían U$S 4,5 /bolsa, por derecho de obtentor, aún cuando la semilla no estaba en Argentina. 

De este modo Monsanto se estaría asegurándose de que en Argentina le paguen patente por sus semillas aún cuando la nueva ley de semillas no fue debatida en el Congreso de la Nación.  


Hay una semilla que desafía los limites en soja




Teniendo en cuenta la pelea que Argentina está dando a los fondos buitres, la posibilidad de desestabilización de la balanza comercial en un futuro debería ser tomada seriamente en cuenta.

Esta maniobra de Monsanto, al asegurarse el pago de Canon Intacta, y los posibles juicios reclamando derechos de obtentor,  ponen en riesgo la economía de nuestro país. 

Si un juez comercial fallara a favor del pago de canon de obtentor, Monsanto estaría en condiciones de demandar también por los derechos de obtentor de los maíces Bt; que hoy son casi los únicos que se cultivan en el territorio.

Monsanto posee a nivel mundial 1600 patentes de biotecnología.

El riesgo es muy alto, porque ya sabemos, lamentablemente, qué intereses protegen muchos de  los jueces comerciales en nuestro país. 
Los hemos visto fallar a favor de las corporaciones una y otra vez, a los mismos jueces, sin poder hacer nada para impedirlo.  
Tan así es, que la Cámara Civil y Comercial, se ganó el mote de "Cámara en lo Clarín y lo Rural".

¿Para qué lado creen que fallarían esos jueces si Monsanto decidiera entablar una demanda contra los productores de la zona núcleo? 
 http://www.fondos10.net/wp-content/uploads/2010/06/Serpiente-1.jpg


¿Creen que exagero? Ni un ápice. 

En 2004 y 2005 , el ex presidente Néstor Kirchner debió poner todos los recursos diplomáticos europeos para evitar que se embarguen los cargamentos de harina de soja que Argentina vendía a Europa.

Monsanto entabló acciones legales contra Argentina por no pagarle patente, ya que según ellos, se podían encontrar en la harina de soja cadenas de ADN donde se verificaba la existencia del gen  de resistencia al Glifosato. 
Y reclamaban 15 dólares por tonelada de harina de soja. 

Decía Carlos M . Correa , en el número 82 de "Le Monde Diplomatique" (abril 2006) : 


" La empresa multinacional no oculta sus intenciones: llevar a juicio a importadores europeos de harina de soja argentina para que sean éstos los que paguen un ‘plus' por la tecnología incorporada por el gen RR, sea voluntariamente (mediante licencias contractuales) o por sentencia judicial. Dada la espada de Damocles que significa tener juicios por cada embarque del producto, se corre naturalmente el riesgo de que los importadores europeos migren a otros oferentes, o bien de que se sometan al pago de una regalía cuyo costo terminarán trasladando a los productores y exportadores argentinos. El perjuicio para Argentina resultante de este ejercicio abusivo del derecho de patentes puede ser enorme. Especula Monsanto que, ante este escenario, el gobierno argentino cederá y se decidirá a crear un sistema especial de compensación para retribuir por el uso del gen."

 http://www.insumisos.com/diplo/NODE/813.HTM

Tal vez, por esas presiones, se empezó a discutir la nueva ley de semillas que reconoce derecho de patentes.
 Sinceramente, espero que nunca salga del Congreso.

El asunto de la harina de soja, no prosperó gracias a la  Directiva sobre la Protección de las Invenciones Biotecnológicas (98/44/EC del 6 de julio de 1998), que dejó pocas chances de éxito al osado planteo legal de Monsanto ante los tribunales europeos; y a los recursos económicos, diplomáticos y legales del Estado argentino (algo que no suele contabilizarse por los productores, o la "Mesa de Enlace"). 




En el contrato original y legal, según cuenta el periodista Sebastián Premici en Página 12 del día lunes 1 de septiembre de 2014, en su punto 4 establece:     

 El uso de la Tecnología Intacta estará limitado al territorio (Corrientes, Entre Ríos, Santa Fe, Córdoba, Buenos Aires, La Pampa y San Luis). Para extender la geografía, habrá que pedir autorización a Monsanto.”


Es decir que además,  el resto de las provincias, deberán pedirle permiso a Monsanto para sembrar esa variedad de soja, marcando un nuevo territorio dentro de nuestro territorio.
La zona central del país, producirá con biotecnología  de avanzada, el resto sólo si se lo permite  una multinacional extranjera.
 


Monsanto desde Delaware, EEUU, decidió quiénes concentrarán la riqueza en nuestro territorio.
Y del mismo modo, podrían decidir quedarse con sus campos si manejan el precio de los granos,  de los cánones; y someten a juicio a los productores por cánones impagos de obtentor. 

Estamos hablando de la zona agropecuaria por excelencia de nuestro país.  

La pérdida de biodiversidad en los cultivos nos expone no sólo a las fluctuaciones de los mercados que domina el hemisferio norte, sino también a este tipo de prácticas monopólicas.

La sojización del territorio argentino, paraguayo, brasileño y uruguayo, bajo las leyes de Monsanto, sería una catástrofe económica para la región.

Monsanto con esta licencia de uso, está creando no sólo una Junta Privada de Granos,  sino un sistema monopólico de comercialización interna al cobrar derechos de uso de la semilla; y externo al imponer a sus exportadores.

Si el Estado Nacional no interviene ahora, tarde será para crear un sistema de comercialización de granos intentando ser más justos en la distribución de la riqueza.

El 50 por ciento de la producción granaria argentina es de soja.

Ya hay 73.000 productores que firmaron el contrato. Y probablemente, muchos de ellos no estén enterados de qué riesgos corren.

Como Nación debemos defender la soberanía alimentaria, que es el derecho de a definir nuestras propias políticas agrarias de acuerdo a objetivos de desarrollo sostenible y que garanticen que nuestro pueblo va a poder comer.

La seguridad alimentaria de nuestro pueblo, se ve francamente amenazada, si un monopolio, en este caso extranjero, tiene la facultad de poder cobrar a sus productores por plantar sus alimentos.

La sojización del territorio argentino, paraguayo, brasileño y uruguayo, bajo las leyes de Monsanto, sería una catástrofe económica para la región.

 El mercado granario mundial se maneja desde Chicago, cuna de Milton Friedman y sus golden boys.

La sede de Monsanto está en Delaware, EEUU, una cueva fiscal.

Allí también tienen afincados sus intereses el Grupo Clarín, quien desde hace años viene entrometiéndose en los negocios agropecuarios, formando opinión y sojizando el país; además de alentar campañas contra las retenciones, ya que estas no sólo sirven para redistribuir la riqueza, sino también como freno a la expansión de la frontera agrícola, actuando como exclusa para evitar que todos siembren soja, desabasteciendo nuestro mercado interno de otros productos agrícola ganaderos.



 Monsanto pretende decidir quién vende las semillas, quién las usa, cobrar por su uso, auditar a los productores,  analizarles los granos, comprarles la cosecha y acopiar o exportar . 

Se te sentaron sobre los silos como hicieron este año algunos productores,  y nos complican la vida para los pagos de la deuda, para la compra de insumos médicos o para la industria. 
Te vuelven a la edad media en un periquete. 



Vienen por toda la cadena productiva, y una vez afianzados políticamente, es probable que también vayan por las tierras más fértiles del país. 

 


¿Y quién es Monsanto?



VANGUARD GROUP: 5% .

Este grupo a su vez, está formado por Exxon y Chevron, la petroleras histórica del clan Rockefeller; el banco el JP Morgan Chase controlado por David Rockefeller; Apple,; y las empresa General Electric; Wal-Mart; Goldman Sachs; y Microsoft Corp. de Bill Gates.

FMR LLC: 3,4%

esta compañía tiene a su vez como principales accionistas a las compañías célebres del Grupo Rockefeller como Chevron, JP Morgan Chase, General Electric, Apple ; Microsoft y la minera Barrick Gold.

BLACKROCK FUND ADVISORS: 2,7%

es una compañía del Grupo Rockefeller con diversas carteras de negocios. Entre sus veinte principales accionistas figuran Exxon Móvil, Apple, Chevron, General Electric, y el JP Morgan Chase,  Microsoft y Coca Cola.

PRICE ROWE ASSOCIATES: 2,5%

accionistas principales Apple, JP Morgan Chase, Exxon Mobil, Chevron, General Electric y Microsoft .


DAVIS SELECTED ADVISERS: 2,1%

Entre sus accionistas figuran, el JP Morgan Chase, Goldman Sachs, y otras empresas del grupo Rockefeller como Hewlett Packard Co, CVS/Caremark Corp., y American Express.

JENNISON ASSOCIATES LLC: 2%

 Banco de inversión propietario del Morgan Stanley. Entre sus principales accionistas figuran: Apple, JP Morgan Chase, Goldman Sachs, Halliburton , la cerealera Bunge,  Facebook, y otras empresas de los Rockefeller.

MOORE CAPITAL MANAGEMENT LP: 1,9%

Formada por accionistas  de Apple, JP Morgan Chase, Goldman Sachs y Halliburton, todas firmas del Grupo Rockefeller.

Entre otros. Pero nótese que los nombres se repiten. Tanto en los banqueros que participaron de nuestra deuda externa, como en Monsanto. 

Casualidades permanentes: 

No es casualidad que inviertan tanto dinero en ATFA, estudios de abogados carísimos como los de Mariano Grondona y secuaces, o en publicidades para arrear a los productores a usar sus productos. 

 

Tampoco es casual que inviertan en armar ONG's que organizan almuerzos y viajes para periodistas  vinculados al sector agropecuario, para difundir las bondades de esta nueva soja, como el que se hizo en Córdoba el 28 de agosto próximo pasado.
 Este almuerzo fue organizado por "Comunidad agroalimentaria", una ONG creada en marzo de este año. 


Miembros de esa ONG son los representantes de la Región Córdoba Norte; AACREA; Fundación de Maní Argentino; Cámara de Industrias de Aceites Vegetales de Córdoba; CARTEZ; Colegio de Ingenieros Agrónomos de Córdoba; FAA; CONINAGRO; FEARCA; Asociación Argentina de Productores en Siembra Directa; Bolsa de Cereales de Córdoba; Cámara Expendedora de Agroquímicos y Semillas de Córdoba; Sociedad de Acopiadores de Granos  y la Sociedad Rural Argentina, filial Córdoba.



Cinco días después de ese almuerzo,  el decano de la Facultad de Agrarias de Universidad Nacional de Córdoba , el Ing. Agr. Juan Marcelo Conrero,  firmó un convenio con Monsanto, contraviniendo la posición tomada por las autoridades de esa Universidad y el Consejo Superior desde 2012; de no avalar la instalación de la planta procesadora de semillas.

El Ingeniero Juan Marcelo Conrero, asumió una activa defensa de la multinacional extranjera en una nota que firmó para el diario La Voz del interior,  de Córdoba; perteneciente al grupo Clarín.



Esta frenética actividad de lobby, la están desplegando en todo el país desde marzo de este año.

Pueden leerse en distintos lugares, que Argentina recibió la visita de un periodista supuestamente ecologista, que antes se oponía a los transgénicos, pero que repentinamente "vio la luz", y ahora apoya intensamente la siembra directa, el glifosato, y las modificaciones genéticas en granos y cereales. 
El periodista de marras: Mark Lynas, se paseó en julio por la UBA, y por supuesto también por Córdoba,invitado por la Comunidad Agroalimentaria. 
Y sin tapujos, dicen que trabaja para la Fundación Melinda y Bill Gates, para la promoción de los transgénicos en África. 


Claro que no te dicen, que MICROSOFT, la empresa de Bill Gates,  es parte de Monsanto.
 
 
El ingeniero agrónomo Lorenzo Basso, en su carácter de Secretario de Agricultura, Ganadería y Pesca  aprobó la RR2 , el 10 de agosto de 2012, por resolución  Nº 446. 

Esa misma semana, Monsanto publicaba en Clarín Rural la solicitada -contrato, por la que cuando esa soja llegara a la Argentina, quien la comprara, reconocía los derechos de obtentor y pagaría 4,5 U$S en tal concepto , por bolsa de semilla. 
En Argentina NO se paga derecho de patente por las semillas, aún.


 El ingeniero Lorenzo Basso fue removido de su cargo hace unos meses por el nuevo titular del Ministerio , el ing. agr. Carlos Casamiquela quien forjó su carrera  en el INTA.  

Pero no teman, el ingeniero Lorenzo Basso no es un desempleado más. Ahora es director de UBATEC. 

¿Y qué es Ubatec? 
Una sociedad anónima constituida por la Universidad de Buenos Aires, el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, la Unión Industrial Argentina y la Confederación General de la Industria

Qué hace Ubatec? 
 Dicen ellos que fortalecer las actividades productivas y comerciales de las empresas, actuando como vehículo entre la comunidad científica y el sector privado.

Es raro al menos, que la Ciudad de Buenos Aires, la UIA y la CGI, eligieran a un ingeniero agrónomo para dirigir esta entidad. 

Claro, tal vez sea casualidad, que la Universidad de Buenos Aires, haya decidido sacarle la administración de las 5000 hectáreas productivas en zona núcleo (zona San Pedro y Pergamino), al INTA.

Y que está pensando en dárselos a administrar a la Federación Agraria Argentina, que dirige Eduardo Buzzi, quien además está pensando seriamente en presentarse como candidato a Gobernador de la provincia de Santa Fe, por el partido de Sergio Massa (duhaldismo).

Monsanto en su contrato de "licencia de uso" impone además, en su artículo 13, como mediador en caso de conflicto,  al a la Cámara Arbitral de Cerales de la Ciudad de Rosario o la de Buenos Aires.


A través de Monsanto, vienen por todo.
Manejando el dinero no necesitan las leyes.

De poco servirá tener o no tener la ley de semillas si los productores reconocen el canon de obtentor implícito en el acto de comprar la bolsa; ya que en el futuro podrían pretender cobrárselo en otro país al exportarla. Y tal vez, no le hagan juicio a la Argentina, como en 2004. Sino que vayan por cada productor individualmente.
 
Pero van por más. Van por el manejo de la balanza comercial.
Modificando en un futuro el precio del canon, modificarían quién siembra y quién no.

Modificando las retenciones con un gobierno afín a sus intereses, (todos los opositores se muestran dispuestos a bajarlas o sacarlas), manejarán el ingreso de dólares al país.

Si imponen esta modalidad de "licencia de uso" para sembrar soja modificada genéticamente, también podrían imponerla para el maíz, ya que casi todo el maíz que se planta en Argentina es modificado genéticamente, excepto en algunas regiones del NOA.



Nos están rodeando los buitres, y no veo voces de alerta, sino más bien una mansedumbre de cordero herido y atado, que asusta.






Si te interesa leer sobre cómo se aprobó la Soja RR , en 1996, en Argentina; de la mano del ingeniero agrónomo Felipe Solá, podés clickear el siguiente link (y contame si debemos preocuparnos, o no ):

    http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-123932-2009-04-26.html




Esto escribía en abril del 2012, cuando aún no estaba la tecnología pero Monsanto ya te hacía firmar la carta de intención: 

 http://nuevasfotosviejas.blogspot.com.ar/2012/01/el-lazo.html
 
    

5 comentarios:

  1. Hay un montón de exageraciones. Pero básicamente no es obligatorio sembrar esa soja, ni firmar ese contrato.
    En la zona núcleo muy pocos lo firmaron.
    La mayoría considera que el beneficio no supera al costo.

    ResponderEliminar
  2. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  3. Con respecto a las entidades, me consta la opocision de CRA a este convenio, esta entidad esta de acuerdo con pagar el precio en la bolsa, despues de eso el grano ya es nuestro y podemos hacer lo que se nos ocurra, me parece una locura firmar este contrato, y coincido con vos que la mayoria de los q los firmo no tiene idea el daño q e se hizo a si mismo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado Fede, el problema es que aunque algunos representantes de algunas entidades agropecuarias están en contra, no han sido lo suficientemente contundentes en sus argumentos, ni han visibilizado y denunciado el problema con la fuerza necesaria. Es mucha la plata que está poniendo Monsanto en promoción directa e indirecta.
      Por las mismas razones que me opongo al canon por "licencia de uso" , me opongo a que se pague canon por las semillas en bolsa.
      Guatemala acaba de derogar la ley que habilitaba el cobro de patente por semillas, porque se dieron cuenta que no iban a poder comer, si Monsanto no los autorizaba.
      La Soberanía Alimentaria va de la mano de la Seguridad Alimentaria.
      Y lo primero , es sostener la vida humana en un país. Luego, según las prioridades de cada ideología, podemos hablar de negocios. Abrazo y gracias por tu comentario.

      Eliminar
    2. Este mecanismo de Monsanto ..es conocido desde hace muchos años atrás ..y que monsanto pueda haber entrado en ARH..no es por ignorancia nativa ..si por el cipayismo de las mas altas autoridades de la Nación y de las provincias ..y sus cámaras legislativas..-->@verdaddudada

      Eliminar

Bienvenidos los que quieran dejar su opinión, y gracias por hacerlo.