domingo, 7 de julio de 2019

Desaparecedores de futuro - 2º parte.


Comentaba en la primera parte de esta nota, quiénes y desde dónde nos dicen que un tratado de libre comercio con la Unión Europea sería beneficioso.

¿Qué significa firmar un  acuerdo de libre comercio?

Que el más poderoso saldrá muy beneficiado al subordinar política y económicamente al menos poderoso. Esto es así desde que el mundo es mundo.

Los "Tratados de libre comercio" son el emergente de la "globalización".

Esta tendencia político-económica  que implica la privatización de empresas estatales  para "atraer inversores".
Estas empresas que le pertenecían a todos  los ciudadanos de una nación, y por ende, esos ciudadanos tenían la posibilidad de mejorarlas si funcionaban mal o no cumplían con las necesidades del pueblo, pasaron a manos de un empresario o un grupo empresario a veces anónimo.

El paquete se completa con la "desregulación" que se le exige a los estados para que los empresarios tengan "libertad", que generalmente es usada para esquilmar al pueblo.

Es decir, desde los años noventa, venimos escuchando el mismo cuentito acerca de los supuestos "beneficios" de los tratados de libre comercio.

Así como durante los veinte años anteriores habíamos escuchado los maravillosos beneficios que tendríamos con las privatizaciones y hoy podemos ver que los únicos beneficiados son los dueños de las concesiones, que no tuvieron que construir nada, sino apoderarse del esfuerzo del estado argentino y mantener a la nación como rehén totalmente indefensos ante los atropellos de estas empresas.


Deberíamos desmitificar la idea de que los tratados son sólo económicos. Son esencialmente políticos. Y subordinan a los países menos poderosos para hacer más fuertes a los poderosos.

La Organización Mundial de  Comercio fue la gran impulsora de estos "tratados " en los años 90 y fracasó estrepitosamente en Cancún, porque aún nadie estaba dispuesto a entregar a su país.

Luego intentaron con el ALCA, y gracias a la visión estratégica de Chávez y Néstor Kirchner, se bloqueó la posibilidad haciéndolo fracasar en Miami, luego de la genial intervención organizada en  Mar del Plata en el año 2005.
´
Los tratados de libre comercio imponen condiciones y exigencias a los países más débiles, haciéndoles resignar su soberanía y garantías jurídicas. 

 Los poderes judiciales locales deben someterse a la letra del acuerdo internacional suscrito por el país.  Si un país firmante o alguno de sus ciudadanos empresarios decidieran actuar de manera diferente a lo estipulado, hay un verdadero y real  riesgo de juicio internacional, o de sanciones económicas multimillonarias, así como bloqueos económicos que perjudicarían a toda la población.

Los tratados de libre comercio, sobre todo este que Macri busca firmar con la Unión Europea pone en serio riesgo a la población.

Está alentando el patentamiento de la vida, tanto en  lo referido a plantas y animales, como también a los compuestos y tratamientos  medicinales, favoreciendo  de esta manera la privatización del conomiento, la biodiversidad y los parques nacionales.

  Estos tratados que tanto celebran los dueños de la tierra, es porque ellos se quedarían con todo, además de frenar a futuro cualquier modificación a las leyes que protegieran el medioambiente, los recursos naturales o la distribución de las tierras de nuestro país.

Quedarían expuestos a la "mano invisible del mercado" los pueblos originarios, las poblaciones rurales y los medianos y pequeños productores, así como también los medianos y pequeños empresarios.

El gobierno argentino oculta a sus ciudadanos cuál es la letra del tratado y ni hablar de la "letra chica". No se hicieron estudios de impacto económico, porque no hay intención de proteger a la nación del impacto de este "tratado".


Un simple detalle, sin analizar mucho las cuestiones comerciales, enciende las alertas.




Con esta política económica impuesta por  Macri, nuestro peso vale cada vez menos, mientras que los costos de servicios y combustibles están dolarizados. Con la monumental deuda tomada por este gobierno el país debería disponer cada vez de  más dólares para poder pagarla.




La deuda más importante, la que te puede dejar sin crédito internacional (por ejemplo para las exportaciones) es la del FMI.

La presidenta del Fondo Monetario Internacional acaba de ser nombrada presidenta del Banco Central Europeo , justo días después de la firma del "tratado " con la Unión Europea.

¿Quién pone el valor del Euro? El Banco Central Europeo.

¿Quién pone el valor del peso? El Banco Central de la República Argentina cuya carta orgánica pretende cambiar Macri para limitar su potestad. Más aún de lo que la limitó el acuerdo con el FMI de Lagarde.  (Ese proyecto de ley fue presentado en marzo de 2019 ante el Congreso y la única razón por la que no se lo aprobaron es por el clima electoral. La intención de maniatar al BCRA , está. )


Así que mientras los fondos buitres
y los banqueros devalúan desde el exterior nuestra moneda, generando corridas cambiarias o con la fuga rápida de capitales golondrinas, Macri pretende abrir las importaciones con productos subsidiados por la Unión Europea.

La destrucción de la economía argentina estaría garantizada para siempre.


Con esta simple visión, uno puede deducir que la Argentina, que tendrá su moneda  y sus políticas económicas manejadas por el FMI,  mal puede comprometerse a hacer algún tipo de acuerdo con un gigante como la Unión Europea y salir beneficiado.

"Dame el control de la moneda de un país y no me importará quién hace las leyes" 
                                 Mayer Amschel Rothschild


Apuntan a garantizar que Argentina sea para siempre un proveedor de materia  prima.





El Centro de Economía Política Argentina, en su página web muestra con toda claridad lo que significa este Tratado de Destrucción de la Producción Nacional mal llamado "acuerdo Mercosur -UE) 
Cuando analizás una por una, te das cuenta que sólo un enemigo del país puede haber firmado esto.


Aunque parezca mentira, nuestra única salvación, es que los Estados Unidos se opongan. De hecho el gobierno de Trump ya manifestó su disgusto .



El tratado de libre comercio lo firma el gobierno de Macri justo 24 horas después de haberle dado a las empresas estadounidenses la liberación de los cielos argentinos.

El tratado firmado con la Unión Europea, permitiría que entren en Argentina productos que, habiendo sido hechos en China o cualquier país de Asia cuyos costos laborales son bajísimos, sólo con que un "empresario"  lo mandara a nuestro país reetiquetándolo como "europeo".
Así, un avión de cualquier empresa de aviación estadounidense o argentina, podría cargarlo y ponerlo en ese país sin pagar absolutamente nada.

Trump, que dinamitó el Acuerdo  Transpacífico de Cooperación Económica (TPP) para proteger a la industria de su país, podría ver cómo la mercadería china lo invade igual.

Cuando Macri se enteró del malestar del rubio de jopo con la firma del acuerdo con la Unión Europea tuvo una reacción que demuestra que no entiende nada de nada que pueda involucrar los intereses que no sean los propios: "estamos pensando en firmar un acuerdo de libre comercio con Estados Unidos".

Y como para que no queden dudas de qué tan grave es la falta de empatía o lógica, y qué tan grande es su impunidad, hizo el anuncio en la  Confederación Argentina de la Mediana Empresa - CAME, el día que fue invitado a celebrar el Día de las Pequeñas y Medianas Empresas.

Más desubicado que bocina de avión.

La firma de estos tratados de libre comercio significa haber aceptado la dictadura de las corporaciones transnacionales.


Implica perder soberanía, independencia económica y negarnos para siempre la justicia social.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Bienvenidos los que quieran dejar su opinión, y gracias por hacerlo.