miércoles, 23 de marzo de 2016

40 años



Fueron astutos, siempre manejaron los medios de comunicación. Antes, durante y después de la Dictadura.

Se protegen entre ellos, y ahora, además, llegaron a la Casa Rosada con los votos.

Cambiaron las balas de plomo por las de tinta. Es más barato, más efectivo, convencer.
Y cuando les falla la propaganda, recurren a las operaciones judiciales.  Como siempre lo hicieron. 
Es más fácil comprar a un juez que ser decente. 

Muchos creen  que los dictadores eran solamente los milicos, y tenemos sobradas muestras de que no es así. Fueron el brazo ejecutor de un poder económico nefasto.


Sólo algunos de los militares y algunos pocos civiles (médicos, por ejemplo) fueron juzgados.

El sistema de justicia de nuestro país, le dio una suerte de salvoconducto a los jueces y fiscales de la dictadura. Nunca se puso en tela de juicio su accionar durante ese período nefasto en que cualquier hábeas corpus era rechazado. 
No hablo de todos porque sería injusta; pero sí, de aquellos que como Julio Strassera ocultaron crímenes atroces y luego se reciclaron con un par de frases rimbombantes. Clarín lo hizo un héroe nacional. Y se murió siéndolo para gran parte de los argentinos que no conocen su verdadera historia.

 Sin la complicidad de la jueza Ofelia Hejt que fraguó una adopción plena para los dos niños que Ernestina Herrera anotó con el apellido de su esposo muerto 8 años antes, el diario Clarín no hubiera podido convertirse en el multimedio monopólico que es hoy. Probablemente el pago a la jueza, no haya sido tan sustancioso como los beneficios que Ernestina y sus secuaces obtuvieron para sí con ese simple acto falso teñido de legalidad. Y nunca sabremos cuánto sufrimiento provocó esa adopción y cuántas vidas afectó.  



 Fueron terribles, macabros, asesinos, torturadores, represores, censores... Pero los militares no actuaron solos, fueron mercenarios. Y eso es lo que más bronca da hoy:  sus jefes,  volvieron.



Rogelio Frigerio padre del actual ministro del Interior y  padrino "político" de Héctor Magnetto (ambos militaban en el MID :Movimiento de Integración y Desarrollo); está señalado como quien  ideó el plan para que Ernestina Herrera, viuda, adoptara a un niño para resguardar la herencia de Noble y no tener que compartir el grupo Clarin con Guadalupe Noble su legítima heredera. Alguien, durante esa reunión de directorio, dijo: "Que sean dos, por si uno se muere".

El sobrino de Videla es Juan Hartridge  y  es muy joven, pero ya  es jefe de prensa del intendente de Morón ,  Ramiro  Tagliaferro.

Mientras que Nicolás Massot, que encabeza el bloque del PRO en la Cámara de diputados, es el sobrino de Vicente Massot, dueño del diario La Nueva Provincia, de Bahía Blanca, que además de ser un  brutal exégeta de la violencia dictatorial,  había sido secretario de redacción de la revista Cabildo un pasquín reaccionario de la ultraderecha setentista que abogaba por los fusilamientos y otras cosas horribles para quienes no pensaran como él.  Vicente Massot , está acusado de ser cómplice de los asesinatos de los obreros gráficos Enrique Heinrich y Miguel Angel Loyola; y para reafirmar su cobardía se escuda del oprobio popular acusando a su madre ya fallecida.  

Carlos Blaquier, dueño de Ledesma que participó, financió y asistió con los bienes de su empresa a quienes perpetraron el secuestro y la muerte de los delegados sindicales y empleados del ingenio en La Noche del Apagón, logró encumbrar a su sobrino, Luis Blaquier, el que Macri eligió para manejar el Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Anses, y que hasta diciembre era directivo del Grupo Clarín.

Alfonso Prat Gay, procesado por lavado de dinero,  e hijo de Jorge Prat Gay director en Banco Nación puesto allí por Martínez de Hoz, quien  tramitó  distintos créditos blandos para su propia empresa, el ingenio Leales,  además de escriturar para sí mismo  20.000 hectáreas de tierras salteñas diaguitas que no le correspondían. 

Martín Lousteau, el embajador en EEUU, es  hijo de Guillermo Lousteau Heguy, el secretario de Turismo de Videla, Viola, Galtieri y Bignone; aunque sólo estuvo 2 años en el puesto: entre 1981 y 1982.  

Inés Zorraguieta =  "Directora de Despacho y Mesa de Entradas de la Dirección General de Administración de la Secretaría Ejecutiva del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales", hija Jorge Zorraguieta Stefanini un millonario que participó en la desestabilización del gobierno constitucional de María Estela Martínez de Perón, con “Lock outs” patronales.Martínez de Hoz, ministro de economía de Videla, lo nombra Subsecretario de Agricultura de la Nación (1976-1979) y luego como Secretario de Agricultura y Ganadería (1979-1981). Simultáneamente, y sin ponerse colorado,  se desempeñó como presidente de la Junta Nacional de Granos. El señor agricultor Zorraguieta, decidía  desde su puesto en el Estado, cuánto debía el Estado  pagarle el trigo, por ejemplo. 

A Elisa Carrió, el 7/2/78 el interventor del Chaco, General de Brigada Antonio Serrano, amigo de su madre,  por decreto provincial Nº 72, la nombró asesora de la Fiscalía de Estado con apenas  21 años . Su padre, un político radical  que había heredado de un tío una estación de servicio en Quitilipi, se convirtió en el único proveedor de combustibles del 2º Cuerpo del Ejército. Es decir, ella y su familia se enriquecieron  asistiendo a la dictadura, tanto con logística,  como con impunidad en el asesinato de 21 jóvenes en la localidad de Margarita Belén. 

El hoy Secretario de Culto Santiago Manuel de Estrada, fue subsecretario de Seguridad Social de la dictadura de Juan Carlos Onganía entre 1967 y 1969; y para no innovar Jorge Rafael Videla lo puso en ese mismo cargo. 

Horacio Tomás Liendo nieto del General homónimo, es  director en el Bco Central. A su abuelo lo designa Videla como ministro de trabajo. Con la llegada de Viola a la presidencia en 1981, es designado ministro del interior, siendo uno de los principales militares que fomentaron el surgimiento de la "junta multipartidaria", con vistas a futuras elecciones presidenciales para restablecer el gobierno constitucional. Es decir, el armador de la continuidad civil de la Dictadura . Horacio Tomás Liendo padre,  fue parte de las huestes saqueadoras de Cavallo en los 90; uno de los ideólogos de la ley de Convertibilidad, y uno de los socios de Adolfo Sturzenegger en el Mercobank, un banco vendido caro al Banco Provincia. 

Federico Sturzenegger , director del Banco Central, fue desguazador de YPF en 1990; y es el  hijo del funcionario de la Dictadura Adolfo Sturzenegger además de ser creador junto a Daniel Marx , del megacanje de bonos del 2001, ese en el que Cavallo, canjeó bonos que estaban al 9% por otros bonos al 15% de interés anual, que sumado al “corralito”, iniciaron la  maniobra Default + devaluación para justificar  la  estatización de deudas privadas. Otra vez.
Como la que en 1981 le fue estatizada a Franco Macri; el que le vendía las armas a los milicos, y como la que que le fue estatizada al hijo, Mauricio Macri en 2002. 

Y hoy vuelven a endeudarnos, a querer convencernos de que eso es bueno para el país, a la desindustrialización ... 

Y aparecen los personajes desagradables como Darío Lopérfido, yerno de Bartolomé Mitre, heredero en breve de la fortuna amasada a fuerza de matar aborígenes, federales, esclavos, sindicalistas, estudiantes, amas de casa, monjas, curas, torneros, mecánicos, periodistas... 

Y estos personajes descalifican lo sucedido hace 40 años. Este en particular, se atreve a decir que no eran tantos los desaparecidos, y que en realidad, hicieron un buen negocio sus familiares porque cobraron una indemnización del estado.


 Algunos volvieron renovados en sus vástagos.  Otros nunca se fueron. Siguen protegiéndose entre ellos, encubriendo sus abyecciones, paseando su crapulencia por los canales de Televisión, mientras levantan el dedito, y dicen palabras grandilocuentes típicas de un discurso rancio  y obsoleto. 


 Mariano Grondona, abogado, profesor de Derecho, socio de Martínez de Hoz , tomó el seudónimo de  Guicciardini (político italiano del siglo XIV), escribía el 2 de agosto de 1978, desde El Cronista Comercial,   cosas como : 

“En 1976 se firmó un nuevo acuerdo entre los poseedores militares del poder. Sobre él, se habrá de construir la nueva Constitución que albergará en su seno la filosofía indeclinable de la antigua. La nuestra es la revolución del orden. Sólo los que han bebido hasta el fondo del cáliz del desorden sabrán apreciarla”. 

El mismo Grondona que había escrito sobre la Revolución "Libertadora" en el 55,  hablaba de la Revolución del Orden, en 1977, hoy desde su decrépita humanidad, nos habla de la Revolución de la Alegría. 

Pasaron 40 años desde que María Rosa Martínez, alias Mirtha Legrand  encubrió el secuestro y torturas de su sobrina mientras  aplaudía milicos y le sonreía a Astiz en la mesa donde almorzaba cada día, y hoy desvencijada, como una triste caricatura de sí misma, aplaude  esta versión light, de los gerentes de la dictadura, mientras sigue comiendo en el mismo canal de televisión. 


Desde que Mauricio Macri, ganó las elecciones, se advierte un avanzada de los negacionistas de los crímenes de la dictadura en todos los medios de comunicación. 

Sigilosos, insidiosos, como alimañas,  van reptando e instilando el veneno de la desmemoria. 

Y la verdad, es que no podemos culparlos por intentarlo: después de todo, lograron encaramarse en el sillón presidencial con los votos y no con las botas, gracias a ese velo, a esa protección mediática sobre los verdaderos creadores de la Dictadura.
Si bien los militares comandados por Videla,  fueron el brazo ejecutor; los beneficiarios fueron los  empresarios y banqueros. 

Como en un juego de cajas chinas, o de laberintos de espejos, para decirlo mejor, los medios de comunicación que se convirtieron en grandes oligopolios de la desinformación gracias a los crímenes de la dictadura, hoy encumbraron a los empresarios en el poder para seguir manteniendo sus privilegios , y a los jueces , para asegurarse que jamás serán juzgados. ¿Acaso podría el yerno de quien se benefició de las torturas y la cárcel de  Lidia Papaleo para quedarse con Papel Prensa, opinar de otro modo? 

Necesita imperiosamente que todos olvidemos el pasado, para que a nadie se le ocurra reclamar esos bienes, y que ningún juez ose devolver a sus legítimos dueños la empresa. 

Acaso los periodistas del Grupo Clarín podrían hoy, libremente hablar sobre la Dictadura, sin dejar de omitir  el origen de Marcela y Felipe Noble? 

Podría Elisa Carrió hablar de la Dictadura, sin quedar ella entrampada en las investigaciones de torturas y desapariciones cuando el 7/2/78 el interventor del Chaco, General de Brigada Antonio Serrano, amigo de su madre,  por decreto provincial 72, la nombró asesora de la Fiscalía de Estado con apenas  21 años ? ¿Podría explicar de algún modo, sin sonrojarse que gracias a esa amistad, su madre fue subsecretaria de Educación del Chaco desde el 7/12/78? ¿Podría explicar cómo su padre, un político radical mediocre, que había heredado de un tío una estación de servicio en Quitilipi, se convirtió en el único proveedor de combustibles del 2º Cuerpo del Ejército?  


La metodología a lo largo de los 40 años no cambió: siempre dicen lo mismo, esgrimen la teoría de los dos demonios. 

Apelan a la técnica de manipular el sentimiento del oyente o el lector: “ellos eran malos”. El argumento pueril, si no fuera por lo macabro, debería movernos a risa.   Suponiendo como cierta la teoría de que del otro lado había un demonio; eso no justifica a un Estado, para  usar el monopolio de la fuerza para violar las leyes, cuando tiene entre sus potestades, el ejercer justicia.

El 52% de los desaparecidos eran obreros. Alguien puede creer, en pleno siglo XXI, eran terroristas?

Supongamos que alguien piensa eso. ¿Cómo explican que siendo tantos y tan malos,  no hayan asesinado a sus  patrones en lugar de quedarse a esperar que sus patrones los manden a matar a ellos? ¿Por qué si los delegados sindicales de Acíndar eran todos terroristas, pedían guantes de cuero y botines para no quemarse con el acero fundido al volcarlo en los moldes, en lugar de tomar la fábrica, matar a Martínez de Hoz y quedársela para fabricar armas?  por poner un ejemplo. 

¿Cómo explican, quienes pueden creer esa teoría,  la censura a los periodistas, radios, canales, músicos, escritores,  revistas y libros? ¿Alguien puede creer que Elsa Borneman o Antoine de Saint Exupery eran terroristas subversivos?

No pueden explicarlo, simplemente, porque se delatarían. Necesitaban una voz monocorde, con un discurso único, proliberal, pro libre mercado, pro privatizaciones. Necesitaban un discurso PRO.

El verdadero motivo de la llegada de la dictadura fue un  plan sistemático de exterminio de los opositores, con campos de concentración, torturas,  asesinatos, secuestros y robo de bebés, para imponer un plan económico.

Necesitan una pantalla, un telón negro de fondo, para que no se vean los verdaderos dueños de la Dictadura, porque esos, siguen ahí. Nunca se fueron. 

Ojalá, este día 24 de marzo de 2016, a 40 años del inicio formal del horror, sirva para reflexionar acerca de todo lo que se logró, y todo lo que aún falta por hacer en materia de Derechos Humanos. 

Ojalá, los legisladores se animen a hacer una ley donde se castigue penalmente a los genocidas económicos, porque sólo se puede morir de hambre o de falta de atención médica en un país que produce alimento para 400 millones de personas, por políticas económicas administradas por hombres. Es decisión política. 

Ojalá este aniversario, remueva la conciencia de alguno que sabe quién puede tener a algunos de los nietos que buscan las abuelas; o hable alguno de los que saben dónde están los cadáveres de los desaparecidos, para llevar algo de paz a esas mujeres que buscan a sus hijos y nietos. 

Y si por tu edad, creés que podés ser hijo de desaparecidos, por favor, no dejes de acercarte a Abuelas  https://www.abuelas.org.ar/

 Ellas nunca dejaron de buscarte. 




 Lo que sigue, lo escribí hace un tiempo, pero me parece que es un buen ejercicio de memoria, porque los militares no llegaron solos. 

Tuvieron mucha ayuda para encaramarse en el poder. Fue el gobierno democrático, actuando dictatorialmente el año anterior, poniendo estado de sitio, prohibiendo las huelgas, y con un discurso violento hacia el sindicalismo más combativo; creando la Triple A, Alianza Anticomunista Argentina, y encarcelando dirigentes, sindicalistas y estudiantes, que dejó abierta la puerta del infierno. 

Y muchos de esos responsables políticos, que tampoco fueron juzgados, hoy siguen haciendo política.  



Noche y Niebla

El 7 de diciembre de 1941, Adolf Hitler sentaría , con su firma, el precedentede la "legalización" del  horror en el mundo. 
El decreto , fue llamado "Decreto Nacht und Nebel" o "Decreto NN", en referencia a su particular operativa y en la aplicación de prácticas de desaparición forzada de personas y que incluía incluyendo el asesinato de prisioneros de guerra cuyos derechos estaban protegidos entonces por la Convención de Ginebra.

La orden básica de Hitler pretendía que los actos de resistencia de la población civil en los países ocupados fueran juzgados por una corte marcial:
  • a) cuando hubiera certeza de que se aplicaría la pena de muerte ("al menos al actor principal") y,
  • b) cuando la sentencia se pronunciase "en un plazo de tiempo muy breve" (menor a 8 días).
El resto de los opositores debían ser detenidos durante "la noche y la niebla" y llevados clandestinamente a Alemania. "En el caso de que las autoridades alemanas o extranjeras se interesaran por tales prisioneros, se deberá contestar que habían sido arrestados pero que los procedimientos no permitían más información".
Durante el juicio de Nuremberg, uno de los acusados dejó bien en claro , por qué se procedía de esta manera: 
 e
 "el efecto de disuasión de estas medidas"... "radica en que: 
a) permite la desaparición de los acusados sin dejar rastro y,
 b) que ninguna información puede ser difundida acerca de su paradero o destino". “una intimidación efectiva y duradera solo se logra por penas de muerte o por medidas que mantengan a los familiares y a la población en la incertidumbre sobre la suerte del reo” y
 "por la misma razón, la entrega del cuerpo para su entierro en su lugar de origen, no es aconsejable, porque el lugar del entierro podrá ser utilizado para manifestaciones... A través de la diseminación de tal terror toda disposición de resistencia entre el pueblo, será eliminada"

Quien expuso esto, era el mariscal Keitel, quien en su defensa adujo  OBEDIENCIA DEBIDA , ya que  sólo era  un simple soldado que cumplía órdenes.
Keitel fue sentenciado y ejecutado en 1946.

 Característica fundamental de la directiva es que permitía la aplicación secreta de la pena, sin dejar testimonio o pruebas sobre las circunstancias y término de la misma, de ahí el uso eufemístico de las palabras Noche (Nacht) y Niebla (Nebel), inspiradas directamente de un canto de la ópera El oro del Rin (Das Rheingold) de Richard Wagner (Donner, gira su martillo desde lo alto de un peñasco generando una niebla que va espesándose hasta convertirse en una gran tormenta, cuyo fin era purificar , y lograr un arcoiris que le sirva de puente para llegar al castillo).



La Niebla: 


Es raro pensar que podían haber tomado el poder de un día para el otro , sin la anuencia y la complicidad de ciertos sectores de la política, del poder económico y de la iglesia.


 
Luego del 25 de mayo de 1973, la legislación represiva sancionada por el régimen militar fue derogada y se disolvió el fuero antisubversivo. Pero esa primavera duró poco y dio comienzo una escalada represiva, iniciándose con el envío del Poder Ejecutivo a las Cámaras para reformar el Código Penal. 
El Gral. Juan Domingo Perón, advirtió que si la ley no era aprobada se apelaría a las mismas armas que se buscaba combatir. El 23 de enero de 1974 ( La Nación,  pág. 4) dijo: “Nosotros vamos a proceder de acuerdo a la necesidad, cualquiera sean los medios. Si no hay ley, fuera de la ley también lo vamos a hacer y lo vamos a hacer violentamente Porque a la violencia no se le puede oponer otra cosa que la propia violencia. Eso es una cosa que la gente debe tener en claro, pero lo vamos a hacer, no tenga la menor duda”.
  La muerte formaba parte de las noticias diarias de los periódicos nacionales. El asesinato de José Ignacio Rucci, Sec. gal de la CGT, el atentado con explosivos contra el senador nacional Solari Yrigoyen en el que resultara herido, el asesinato del Padre Mujica de la villa 31 eran los más trascendentes de un sinfín de hechos que se atribuían distintas organizaciones.
Perón muere el 1º de julio de 1974. A partir de ese momento, la violencia se desata .

 El 28 de septiembre de 1974, el Congreso Nacional sancionó la Ley 20.840 “Delitos contra el Orden Constitucional y la Paz Social” que penalizaba, al margen de la legislación vigente, a aquellos que preconizaban alterar o suprimir el orden constitucional y la paz social de la Nación por vías no establecidas en la Constitución Nacional (Con una pena de tres a ocho años).
Creaba, además, otras figuras punibles que afectaban la publicidad y propaganda de las organizaciones terroristas subversivas (con penas de dos a seis años) y también a otras acciones que beneficiaban el accionar de éstas mediante acciones económicas fraudulentas y otras (con penas de dos a seis años y multa ). 
Las penas se elevaban si era funcionario público o si siendo síndicos, directores, administradores o gerentes no denunciaban la comisión de los delitos enumerados en la ley.

Esta ley penaba la difusión de información relacionadas con esos hechos y la obstrucción al trabajo cuando el conflicto era declarado ilegal. De acuerdo a esa ley, el Ministerio de Trabajo prohibió las huelgas por motivos salariales, los paros y ocupaciones de plantas, y comenzó a intimar, amenazar y suspender personerías gremiales con más frecuencia que antes. 
En el mes de noviembre se implementó el estado de sitio en todo el país y se encarceló a cientos de activistas gremiales y políticos, abogados laboralista y estudiantes.

El Ejecutivo nacional sancionó el Decreto Nº 261:  anunció oficialmente que había ordenado a las Fuerzas Armadas tomar intervención en la “lucha antisubversiva”, firmado por la presidenta María Estela de Perón y los ministros Rocamora, Ivanissevic, Vignes, Savino, López Rega, Gómez Morales, Otero. En el Articulo Nº 1 se decía que “El comando General del Ejército procederá a ejecutar todas las operaciones militares que sean necesarias a efectos de neutralizar y/o aniquilar el accionar de los elementos subversivos...”.

 En octubre de ese año, se sancionó el Decreto Nº 2770 por el cual se creó el Consejo de Seguridad Interna, fijando sus atribuciones, y el Consejo de Defensa. Ese decreto lleva la firma del presidente provisional Italo Luder y los ministros Arauz Castex, Vottero, Ruckauf, Emery, Cafiero y Robledo. 

Comenzaron a aparecer con frecuencia en el discurso de militares, empresarios, políticos y sindicalistas, las apelaciones a la lucha contra la “guerrilla fabril”, “las huelgas salvajes” y los “infiltrados en el movimiento obrero”.

Octubre 1975, el entonces, gral. Jorge Rafael Videla al participar en la XI Conferencia de Ejércitos Americanos, realizada en Montevideo, reveló la decisión militar sobre la cuestión del poder y declaró que en la Argentina deberían morir todas las personas que sean necesarias para lograr la seguridad del país.


 La Comisión Nacional  sobre la Desaparición de Personas (CONADEP) en su informe “Nunca Más” contabilizó 458 asesinatos durante ese período: 19 en 1973, 50 en 1974 y 359 en 1975, obra de grupos parapoliciales, que actuaron principalmente con el nombre de “Triple A”, dirigida por José López Rega.



La muerte,  anunciada:

Muere en un atentado José Rucci, secretario de la CGT.  El crimen se lo endilgan a Montoneros por sus cánticos al pasar frente a él en un acto; "Rucci, traidor, saludos a Vandor". Otros se lo atribuyen a la derechización del gobierno de Perón:   "qué lindos que son tus dientes, le dijo Rucci a Perón, Perón contestó sonriente: ja, ja, morirás como Vandor"
Su hija, cobró la indemnización que la ley otorga a las víctimas de la Triple A. Pero hoy, dice que lo mataron los Montoneros.  La investigación policial llegó hasta la Smith & Wesson que una azafata trajo al país, desde EEUU y que había sido comprada por un militar argentino en una armería de ese país. Luego de eso, la nebulosa.

 Solari Yrigoyen había hecho pocos días antes una larga exposición en el Senado criticando las reformas a la ley de asociaciones profesionales de trabajadores, destinadas a consolidar el control de la burocracia sindical sobre el movimiento obrero. Pocos días antes del atentado, un notorio representante de esa burocracia, Lorenzo Miguel, había calificado a Solari Yrigoyen como “enemigo público número uno”.

Durante 1973, son asesinados  al menos 25  militantes sindicales en distintas provincias.
 En 1974, el Gobierno le retiró la personería gremial a la Federación Gráfica Bonaerense y en octubre fue detenido su secretario general Raimundo Ongaro.

 En agosto de 1974 el sindicato SMATA Córdoba, en conflicto con la empresa Ika Renault, fue intervenido por la dirección nacional del gremio. La mayoría de sus dirigentes y activistas fueron encarcelados y muchos de ellos fueron asesinados durante la dictadura 76-83, entre ellos su secretario general, René Salamanca.

 En octubre de 1974, la policía allanó el Sindicato de Luz y Fuerza de Córdoba y detuvo a varios militantes sindicales. Su secretario general, Agustín Tosco, consiguió eludir la detención y pasó a la clandestinidad hasta su muerte, el 5 de noviembre de 1975.(Tosco , decía que un sindicalista no debía dejar nunca su lugar de trabajo, sino  cumplir simultáneamente su labor sindical , ya que esto permitía al delegado no perder el punto de vista del trabajador.)
 En noviembre de 1976,  el Secretario general adjunto del mismo sindicato, Tomás Di Toffino, fue secuestrado  y fusilado en un campo militar en Córdoba el 28 de febrero de 1977 en una “ceremonia castrense” presidida por el general Luciano Benjamín Menéndez.

 Atilio López, secretario general de la CGT de Córdoba y ex vicegobernador de la Provincia, fue asesinado en Buenos Aires el 16 de setiembre de 1974.


 Villa Constitución: 
Paradigma de la pujanza industrial de los 70, se convertiría también en el centro de práctica de la larga noche del terror.

 1975, durante el gobierno de Isabel Martínez, se lanza el plan represivo que se denominó Operativo Serpiente Roja. Fue uno de los mayores ejemplos de complicidad del Estado, sus fuerzas de seguridad, la burocracia sindical y los empresarios para atacar a la clase obrera.
 Una columna de 105 Ford Falcón -cargados de policía, miembros de la Triple A y matones- invadió la ciudad de Villa Constitución.
 En los dormitorios de solteros de Acindar se montó el primer campo de concentración, en un adelanto de lo que haría luego la dictadura del 76. Fueron cientos los detenidos y más de veinte los asesinados.

 Los vecinos cuentan que ese día las campanas de la parroquia San Pablo Apóstol celebraron el operativo. El cura Samuel Martino, responsable de la iglesia, aparece en las listas de represores de la CONADEP.

  20 de marzo de 1975 en dicha ciudad, a partir del accionar de las fuerzas conjuntas reclutadas por la SIDE, que incluían a la Policía Federal, Provincial, Ejército y Gendarmería, grupos de choque entre los cuales iban armados los guardias blancos pagados por las acerías de Martínez de Hoz, y miembros de la Triple A. El objetivo era  desmembrar la dirección de la UOM local. .

 Con la  lista de los domicilios provista por la empresa Acindar, se lanzaron sobre las casas de cientos de activistas obreros. El operativo se extendió a lo largo del cordón industrial del río Paraná, pasando por el barrio de SOMISA de San Nicolás y las fábricas combativas del norte de Rosario.

Isabel Perón diría : "La gravedad de los hechos es de tal naturaleza que permiten calificarla como el comienzo de una vasta operación subversiva terrorista, puesta en marcha por una deleznable minoría nacional". Los diarios del 21 de marzo titularon "Denuncian que fue desbaratado un complot destinado a paralizar la industria pesada" (La Opinión) y "Denuncian amplio plan subversivo" (Mayoría).
El gobierno de  Isabel y López Rega, con el apoyo de la CGT, estaba decidido a terminar con el movimiento obrero combativo, aceptando el costo político que del operativo dejó a los dirigentes de Villa presos y sin abrir el diálogo. Los metalúrgicos volvieron a las fábricas el 19 de mayo, sufriendo más bajas entre despidos y asesinados.


Qué pedían los obreros de Acindar, Metcon y Marathon  ?  Condiciones de trabajo dignas. 
Según cuenta  Roberto “Pepe” Kalauz en su libro : Sentencia para un complot. 1975, Villa Constitución (Ediciones Lumiere)

“Las condiciones de trabajo eran de terror. Nosotros hacíamos blocks de motores para la Ford, eso lleva un molde que se hace con una arcilla especial, se moldea con unas máquinas que están zarandeando ese polvo hasta darle forma y eso empieza a impregnar el ambiente. Entonces estás respirando un polvillo negro todo el tiempo. Eso es insalubre, y estábamos trabajando entre 8 y 12 horas. Además, los ruidos y el calor, porque todo es fundición a mil grados. Para llevar el metal desde el horno hasta el molde, se usa una cuchara. Y saltan gotas por todos lados, si te agarra una no se te va más. Todo te pica, la piel irritada con el polvo y el calor. Andábamos a los ponchazos consiguiendo guantes, y si había un herido, teníamos un botiquín pero no un hospital donde llevarlo rápido. Eran muy frecuentes los accidentes, eran condiciones de superexplotación”...

La dictadura de 1976 , pondría al director de Acindar, José Alfreso Martínez de Hoz como ministro de economía. Y la fábrica Acindar, un helipuerto a disposición de las fuerzas de represión dictatoriales. 

 La represión antisindical en grandes fábricas transnacionales, como Ford, Fiat, Mercedes Benz, Peugeot, Renault, entre otras, antes de la dictadura y durante ella, se llevó a cabo en varios casos con la colaboración de personal superior de las empresas y de algunos dirigentes de las centrales sindicales
 Uno de ellos, José Rodríguez, ha sido señalado como cómplice en el juicio por la desaparición de trabajadores de Mercedes Benz durante la dictadura. 
 El mismo José Rodríguez que en 1974 intervino la seccional Córdoba de SMATA y que fue secretario general del sindicato hasta su muerte en 2009.


 Carlos Sosa, miembro de la Unión Ferroviaria, comentó algunos datos de la crueldad con que actuaron los represores: “El 16 de octubre del 74,  secuestraron al delegado Julio Palacio, a la doctora De Grandi y a un pastor, Carlos Ruesca. Los fusilaron y aparecieron los cuerpos mutilados: a la doctora le cortaron los senos, a los hombres los testículos y los tiraron en Albarellos para que todo el pueblo los viera.

“Un año después, Alfredo Martínez de Hoz renunció a su puesto en la dirección de Acinda, y asumió como ministro de economía de la dictadura. Lo reemplazó el General Alcides López Aufranc, quien en 1969 había encabezado la represión del Cordobazo. En esa jornada, durante un coctel en su honor, aprovechó para brindar por ‘los 23 delegados de Villa Constitución que ya no joderán más porque están bajo tierra’.”

( La causa de Acindar fue impulsada por la Secretaría de Derechos Humanos en diciembre de 2010. Está en manos del juez federal de Norberto Oyarbide pero por ahora ha presentado pocos avances. Finalmente, en septiembre del año pasado un grupo denominado “Trabajadores y Delegados de los 70 por Juicio a los Responsables del golpe cívico-militar” presentaron en la justicia penal documentación que involucra al directorio de Mercedes Benz, Ford, Astarsa y Techint en el financiamiento de los servicios de Inteligencia del Ejército.)

Este tipo de prácticas, eran comunes en todo el país. 
Así, en Mar del Plata, la Juventud Sindical firmaba solicitadas dando nombres de abogados laborales que más tarde desaparecerían, avalando el accionar represivo del gobierno de Isabel Martínez  o participando directamente de enfrentamientos sindicales armados. 

Otros participaron activamente después del golpe , como la  Subsecretaría de Marina Mercante, que dependía del Ministerio de Economía y que raudamente , se aprestó a colaborar con una
"lista negra" de obreros portuarios que la última dictadura militar elaboró apenas dos días después del  24 de marzo de 1976.
Según detalla la presentación de ATE, en dicho libro de Actas, con el rótulo "secreto" se detallan en el punto número cinco del escrito  la lista de trabajadores portuarios que debían ser detenidos, así como una clasificación de todo el personal según las categorías "subversivos", "potencialmente subversivo", "extremistas", "politizado", "sindicalizado" e "idiota útil"
"Cada trabajador está identificado por su nombre y apellido y número de DNI, más una reseña personal de cada uno y un certificado de antecedentes policiales" y   "todos los trabajadores estaban afiliados a ATE o UPCN"  "Sabemos que más de uno de esos compañeros está desaparecido, otros fueron presos políticos y algunos debieron irse al exilio".
Si bien el libro contiene los nombres de las autoridades que acababan de asumir y presumiblemente encargaron la confección de la lista,  a 2 días de haber tomado funciones, difícilmente conocieran tanto detalle sobre cada uno de los trabajadores del organismo en cuestión. 

Es imposible negar hoy, a la luz de los acontecimientos y las pruebas presentadas en los juicios, la complicidad civil con la dictadura militar. 
Personajes de la politica como Ruckauf quien como funcionario,  participó en la confección de listas negras desde el ministerio de trabajo , López Rega, que financiaba  y equipaba a la Triple A y a sus órganos de propaganda como la revista El Caudillo, con fondos del Ministerio de Bienestar Social.
Personajes del sindicalismo , como Lorenzo Miguel , quien tomara la posta de conducir la patota de ultraderecha luego del alejamiento escandaloso de López Rega;  Hugo Moyano colaborando con las fuerzas represoras y armando listas; José Rodríguez, interviniendo el sindicato en Córdoba; o  Martínez, quien colaborara con la dictadura en el batallón 601 como personal civil. 

O Barrionuevo, que era empleado de la Asociación Obrera Textil, y en 1975 llega a custodio de Casildo Herreras, líder del sindicato. Antes de contar 3, ya estaba conduciendo el Sindicato de Gastronómicos seccional San Martín sin haber servido en su vida ni un café. Cargo que le mantuvo la dictadura.

Gerardo Martínez, técnico mecánico del ENET de San Fernando, había militado en la Juventud Sindical Peronista (JSP) e incluso había trabajado en Ferrocarriles Argentinos pero NUNCA había trabajado de albañil.  Sin embargo, protegido por Coria , el interventor militar,  se instaló en la UOCRA desde 1978  por el resto de su vida.


Cada  uno de estos hechos violentos, tuvo beneficiarios directos. 
La destrucción de la oposición de los popes sindicales, les proveyó un camino allanado a los sindicalistas  hacia el ansiado sillón en el que aún hoy reposan sus gordas nalgas.
La destrucción de los opositores políticos en Lomas de Zamora, a manos de un joven abogado sindicalista municipal  mediante la Masacre de Pasco, le allanó el camino a los negociados, la intendencia, y más tarde la vicepresidencia y la presidencia de la Nación a Eduardo Duhalde y en el camino , fue dejando algunos adláteres bien ubicados. 
El secuestro y muerte de los abogados marplatenses que Hugo Moyano denunciaba como miembros de la subversión en sus solicitadas de juventud, les permitió transar con los empresarios y no aplicar ninguna medida tendiente a la seguridad laboral, además de aquerenciarse y permanecer como delegado de la CGT marplatense. 
La veintena de sacerdotes y religiosas asesinados ,  garantizaron que nadie  ayudara a organizar algún modo de reclamo. 
El asesinato de abogados , proveía el miedo necesario para que nadie quisiera representar a los familiares de las víctimas. La complicidad de fiscales y jueces, ´victimizarían también a los familiares .
Los medios gráficos  Clarín y La Nación que durante los otros gobiernos se beneficiaban con la pauta, ahora eran parte de la represión , convirtiéndose en propaladores de una absurda historia oficial , a cambio de quedarse con el  monopolio del papel en Argentina.
Otros , como Fontevecchia, o Vigil, vendieron su alma al "Proceso" (siempre me sonó a procesadora, picadora de carne, cuchillas, destrucción) por unos pesos más que les daba el aumento de publicidad oficial.
 

Ellos, todos, estuvieron ahí, antes del  24 de marzo de 1976, cuando  comienza , oficialmente, el horror institucionalizado.


LA NOCHE:

Con el aparato represivo montado por las fuerzas de seguridad durante los años anteriores, y las listas elaboradas con la complicidad de los civiles, los militares procedieron a la Kristallnacht , cuyo fin era aplicar , mantener y perpetuar los logros que obtuvieran para el neoliberalismo local y foráneo.

 El primer comunicado se difundió a las 3.21 del miércoles 24, por medio de la Cadena Nacional de Radiodifusión. En él, la Junta de Comandantes Generales informaba a la población que el país se encontraba bajo control operativo de las Fuerzas Armadas y exhortaba al estricto cumplimiento de las disposiciones militares, policiales y de organismos de seguridad.

El comunicado número 2, recordaba la vigencia del estado de sitio y la prohibición de realizar manifestaciones callejeras.

El número 3,  "el personal afectado a la prestación de servicios esenciales, queda directamente subordinado a la autoridad militar", mientras con el comunicado número 4 se advertía que por la índole de esos servicios. "las infracciones o deficiencias en su prestación quedan incursos en las disposiciones del Código de Justicia Militar"
 
 Los comunicados 5 y 6, respectivamente- prohibían la navegación de cualquier tipo de embarcación civil  en ríos argentinos y los vuelos en todo el territorio y aguas jurisdiccionales.
 
El número 7, pasadas las tres de la mañana- aclaró antes del amanecer que su intervención se efectuó "en favor del país todo y no contra determinados sectores sociales", llamando a la reflexión y exhortando al esfuerzo de trabajadores y empresarios "para lograr que las relaciones laborales se mantengan dentro de un clima de libertad y respeto". El texto de ese comunicado recomendaba a los trabajadores no escuchar incitaciones a la violencia y previno a los empresarios para que no tomaran medidas arbitrarias contra su personal.


A las 4.40 las emisoras de radio divulgaron el octavo comunicado: la Junta de- Comandantes daba cuenta de que en el país reinaba tranquilidad y se garantizaba el normal abastecimiento de alimentos a la población.

Durante todos estos comunicados, los argentinos, dormíamos esperando la mañana para retomar nuestras actividades.

 Durante las primeras horas de la mañana del miércoles, la ciudad estaba en calma y la mayoría de las actividades fabriles se desarrollaban normalmente. A esa altura del proceso se había decretado asueto administrativo y educacional, feriado bancario cambiario y bursátil y la suspensión de transferencias y el congelamiento de cuentas.


A las 10.40, al asumir el poder los comandantes generales anunciaron once resoluciones, contenidas en el "Acta para el proceso de reorganización nacional y jura de la Junta Militar". En ese documento se declara caducos los mandatos del presidente de la Nación, gobernadores y vicegobernadores, interventores federales, diputados y senadores nacionales y provinciales, intendentes municipales, representantes y concejales. También se removieron los miembros de la Corte Suprema de Justicia y los integrantes de los tribunales superiores provinciales y se suspendió -entre otras medidas- la actividad política o gremial. Finalmente, el Acta informaba que se notificaría de todo lo resuelto y actuado a las representaciones diplomáticas acreditadas en el país y a las representaciones diplomáticas argentinas en el exterior.

Por la tarde se difundió el comunicado número 25. En él se establecía la intervención de la CGT y CGE y el congelamiento de sus fondos, la supresión del fuero sindical y la intervención de la Cruzada de Solidaridad, a efectos de su liquidación.
Clarin y  el resto de los diarios, dedicó toda la primera plana a uno de los golpes de Estado más esperados en la Argentina. "Nuevo gobierno"; "Total normalidad"; "Calabró entregó la Gobernación"( se refería a Calabró, ex UOM, que asumió en la provincia de Buenos Aires como Gobernador luego de la renuncia forzada de Bidegain, y uno de los artífices y promotores de las matanzas perpetradas por la Triple A)

Para La Nación , "Las Fuerzas Armadas asumen el poder; detúvose a la Presidente". Otro de los títulos decía: "En La Plata la acción terrorista fue dominada".
Crónica , decía :  "Asumió la Junta: Isabel custodiada"
Últimas Noticias titulaba "¡Cayó Isabel!". 
La Razón,  diría  "Las Fuerzas Armadas han asumido hoy el ejercicio del Poder". "Caducaron los Mandatos Políticos, se disuelve el Congreso y se Remueve a los Miembros de la Corte Suprema",
La Opinión, también se cuidó de no mencionar "golpe de estado": 
 "Los tres comandantes rechazaron las propuestas del Gobierno". "La agonía del régimen ahogó los últimos intentos políticos de conjurar la crisis", agregaba. Para ilustrar, mostraba un mapa de la Argentina con referencias sobre "el movimiento de tropas" dispuesto por la Junta.

El Secretario General de la CGT, Casildo Herreras, y  el secretario de la UOM Lorenzo Miguel , habían huído hacia Uruguay la noche anterior. 



Se prohibió la publicación de la revista Satiricón, que en su tapa , para esa semana , ponía un dibujo de Molina Campos, con un Casildo Herreras a caballo. Luego se la prohibiría definitivamente bajo amenaza de matarlos a todos si insistían en publicarla.
Y a partir de allí una larga lista de libros y publicaciones varias, entre ellas, los infantiles: "un elefante ocupa mucho espacio" de Elsa Borneman, , " El pueblo que no quería ser gris" y  "La ultrabomba" de Augusto Bianco, o los libros de María Elena Walsh. 
En 1977, el Ministerio de Cultura y Educación publica la circular "Subversión en el ámbito educativo (conozcamos a nuestro enemigo)", que informaba lo siguiente:
 

 a. El accionar subversivo se desarrolla a través de maestros ideológicamente captados que inciden sobre las mentes de los pequeños alumnos, fomentando el desarrollo de ideas o conductas rebeldes, aptas para la acción que se desarrollará en niveles superiores.

 b. La comunicación se realiza en forma directa, a través de charlas informales y mediante la lectura y comentario de cuentos tendenciosos editados para tal fin. En este sentido se ha advertido en los últimos tiempos una notoria ofensiva marxista en el área de la literatura infantil. (.)"

 Asimismo, el gobierno militar, con la firma del jefe del Estado Mayor del Ejército, Roberto Viola, pone a circular las instrucciones de la "Operación Claridad", orientadas a detectar y secuestrar bibliografía considerada "marxista" e identificar a los docentes que aconsejaban "libros subversivos"


 El 30 de agosto de 1980 la policía bonaerense quemó en un baldío de Sarandí un millón y medio de ejemplares del sello Centro Editor de América Latina, que había fundado Boris Spivacow, retirados de los depósitos por orden del juez federal de La Plata, Héctor Gustavo de la Serna.

 Ardieron así, en esa como en otras quemas, infinidad de libros de diversos autores de todo tipo, como Trotsky, Ernesto "Che" Guevara, Marx, Fidel Castro, Perón, Mao Tsé Tung, Enrique Medina, Blas Matamorro, Griselda Gambaro, entre muchos otros.


 "Allí donde se comienza quemando libros, se termina quemando hombres"
(Heinrich Heine)

En este contexto, se inició la desaparición forzada de personas en Argentina. Tomaron el poder, no para matar  a quienes pensaban distinto, porque eso ya lo venían haciendo. 
Tomaron el poder para imponer un plan económico , político, cultural  y social que gobernaría nuestro país, por los siguientes 30 años. 


En un reportaje que le hiciera María Seoane, diría Videla , años más tarde, confiado tal vez en la impunidad que le habían proporcionado los gobiernos democráticos hasta ese entonces, y  en el ocaso de su vida:
 "No, no se podía fusilar. Pongamos un número, pongamos cinco mil. La sociedad argentina, cambiante, traicionera, no se hubiere bancado los fusilamientos: ayer dos en Buenos Aires,  hoy seis en Córdoba, mañana cuatro en Rosario, y así hasta cinco mil, 10 mil, 30 mil. No había otra manera. Había que desaparecerlos. Es lo que enseñaban los manuales de la represión en Argelia, en Vietnam. Estuvimos todos de acuerdo. ¿Dar a conocer dónde están los restos? Pero ¿qué es lo que podíamos señalar? ¿El mar, el Río de la Plata, el Riachuelo? Se pensó, en su momento, dar a conocer las listas. Pero luego se planteó: si se dan por muertos, enseguida vienen las preguntas que no se pueden responder: quién mató, dónde, cómo."  Para Videla, en 1975, había que matar a cuantos hiciera falta. Pero ni loco se haría responsable de esas muertes.  
"Hasta agosto de 1978, durante la primera parte del golpe militar, Videla ocupó la casa del Jefe del Ejército en Campo de Mayo, donde funcionó un centro clandestino de detención y una maternidad clandestina, porque él quería vivir ahí mientras fuera comandante en Jefe del Ejército", explicó Seoane al Tribunal Oral Federal 6, en el que Videla es uno de los principales acusados por la implementación de un "plan sistemático" para la apropiación de hijos de desaparecidos nacidos en cautiverio, varios de ellos en el hospital de aquella unidad militar.
 Para María Seoane, luego de varias entrevistas que le realizara a Videla, quedó claro que el golpe fue la resultante de una "alianza entre el poder civil y militar; una fuerte alianza entre José Alfredo Martinez de Hoz y la cúpula militar desde agosto del 75, mediante la cual se establece un diseño de poder político y económico".

Advirtió que ya para 1976 "lo civiles llamados subversivos estaban derrotados y sobrevivían grupos de muy poca fuerza politica y militar" y se aprovechó el franco proceso de crisis del sistema político, tras la muerte del ex presidente Juan Perón, para iniciar "la reconversión capitalista en la Argentina".

"El motivo fundamental económico era reformatear económicamente a la Argentina y el sistema político en esa matriz no podía sera la democracia sino la dictadura",


 El decreto final de la dictadura 2362/83, firmado por Bignone,  ordenó a todas las reparticiones del Ejército la destrucción de toda la documentación vinculada a la represión ilegal, para garantizar la impunidad del terrorismo de Estado que ejercieron sus cúpulas. 


Aunque duela, corresponde, es necesario, es saludable, es justo, que reconstruyamos cada uno de esos eventos, y le pongamos nombre y apellido al terror.
Es imperioso, saber quiénes participaron quiénes colaboraron, quiénes fueron cómplices,  y sacarlos de sus puestos si aún detentan alguno,  para que de una buena vez y para siempre podamos decir, por fin "NUNCA MÁS".





PD: He aquí algunas recomendaciones para informarse, si aún queda algún desprevenido que sigue dudando acerca de lo nefasta que fue esa noche en Argentina. 

Sistematización en la desaparición de personas:  http://www.nuncamas.org/investig/articulo/nuncamas/nmas0001.htm

Plan económico de Martínez de Hoz:   http://www.portalplanetasedna.com.ar/economia76.htm

Los vuelos de la muerte y la impunidad. Documental " Playas del Silencio" 52 minutos  

5 comentarios:

  1. Excelente ,claro y contundente,gracias..

    ResponderEliminar
  2. de principio a fin no se puede dejar de leer gracias

    ResponderEliminar
  3. Te adjunto un articulo que trata sobre el accionar de la triple A y las conexiones con el último gobierno de Perón.
    HISTORIA
    La Triple A Alianza Anticomunista Argentina

    Represión en Argentina

    Por Elena Luz González Bazán especial para Villa Crespo Digital

    ResponderEliminar
  4. Sólo una pequeña corrección: el ministro del interior es el nieto y no el hijo de Rogelio Frigerio.
    http://es.wikipedia.org/wiki/Rogelio_Frigerio_%28nieto%29
    Por lo demás, muy bueno el artículo.
    Saludos!

    ResponderEliminar
  5. Viste esto? https://opencorporates.com/officers/122543696

    ResponderEliminar

Bienvenidos los que quieran dejar su opinión, y gracias por hacerlo.